Los  pueblos  pequeños  tienen  un  encanto especial.  Es el encanto de la sencillez, de la fraternidad, de la solidaridad, de la cercanía tanto de las personas como de la naturaleza.  Robledino de la Valduerna es uno de ellos. Cuando te sumerges en el pueblo desaparece el estrés y aquella sensación de soledad de las grandes ciudades donde te ves rodeado de gente y te sientes solo porque  todo es, necesariamente, más impersonal. 

Pueblo eminentemente agrícola; su terreno es especialmente apto para producir las famosas alubias de La Bañeza, así como patatas, remolacha, cereales... Rico, sobre todo, en valores humanos.  La tolerancia, el equilibrio, el saber escuchar y el trabajo son cualidades que puedes encontrar en sus gentes. Esto es Robledino y esto es lo que te ofrece; esto... y su amistad.

                                                                    

 Eres el visitante                

                 

     1ª edición: Mayo, 2002                      

 

             CORREO WEBMASTER              FIRMA EN EL LIBRO DE VISITAS.  GRACIAS